El Plan Estratégico Metropolitano de Barcelona abre un nuevo proceso de reflexión compartida para integrar todas las propuestas que se están haciendo desde las entidades públicas y privadas y la ciudadanía con el fin de elaborar el plan estratégico de la Barcelona metropolitana del 2030.
 
Este plan debe tener como eje central el impulso del progreso social y económico, basado en la innovación y la sostenibilidad, como mecanismo para la reducción de las desigualdades y de la segregación espacial en el territorio metropolitano. Para desarrollar este nuevo plan, proponemos trabajar sobre la base de tres grandes pilares: la metrópolis resiliente, la metrópoli próspera y la metrópoli cohesionada.
 
El siguiente vídeo resume la tarea que queremos llevar a cabo para los próximos años:
 

Reconocer la diversidad como marca de la metrópoli; una diplomacia cultural, científica y de talento a nivel metropolitano; y reforzar el liderazgo en el eje mediterráneo, principales consensos para la Metrópoli Abierta

El #CicleOberta cierra el año y las jornadas de debates del proceso Barcelona Demà, que ahora entra en la fase de preparación de las misiones

El Ciclo de la Metrópoli Abierta ha tenido varios escenarios tanto dentro de la región metropolitana de Barcelona como fuera de sus límites. El PEMB, junto con el CUIPMB-Centre Ernest Lluch y el CIDOB, ha organizado un curso de dos días sobre la transición y la diversidad demográfica en la RMB y los retos de la proyección internacional de la metrópoli Barcelona bajo el título 'Proyectar la metrópoli diversa. ¿Basta con la marca Barcelona?'. El Casino de Vic ha acogido la jornada 'Más allá de la metrópoli. Comarcas centrales y desarrollo territorial' donde se ha debatido sobre la articulación de las infraestructuras intermetropolitanas, los vínculos y las interdependencias urbano-rural y la proyección de la marca Barcelona como activo para el conjunto del territorio. Por último, la Universidad de Girona ha sido la anfitriona del último coloquio del año 'La RMB y las comarcas de Girona: complementariedad, asimetría y articulación del territorio', que ha girado alrededor del territorio de la Cataluña en red y el capital social y económico, recursos e infraestructuras en competencia o complementariedad.

El proceso participativo 'Barcelona Demà' celebra un curso, coorganizado con el CUIMPB - Centro Ernest Lluch y el CIDOB, para debatir sobre diversidad, talento y proyección internacional dentro del Ciclo de la Metrópoli Abierta

'Proyectar la metrópoli diversa. ¿Es suficiente con la marca Barcelona?' se ha celebrado en el CCCB con un programa repleto de ponencias y debates que han podido seguirse de manera presencial y online

‘Proyectar la metrópoli diversa. ¿Es suficiente con la marca Barcelona? Es el título del curso coorganizado por el PEMB, el CUIMPB – Centro Ernest Lluch y el CIDOB en el marco del Ciclo de la Metrópoli Abierta del proceso participativo Barcelona Demà. La formación, celebrada los pasados 23 y 24 de noviembre, ha reunido reconocidas voces de personas expertas que han participado en diferentes ponencias y mesas redondas sobre las oportunidades de desarrollo y proyección de una metrópoli con una diversidad demográfica muy relevante. Concretamente, el debate se ha centrado en cómo esta diversidad se ve representada o participa en la esfera pública, cómo aprovechar el talento de todo este conjunto de personas, y cómo proyectar internacionalmente la marca Barcelona como factor aglutinador de la metrópoli. La jornada ha podido seguirse de manera presencial en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB) y de manera virtual desde la plataforma de participación barcelonadema-participa.cat. La inauguración del curso ha ido a cargo de Marga León, directora del CUIMPB – Centro Ernest Lluch, Oriol Estela, coordinador general del PEMB, y Mireia Belil, comisaria de la Metrópoli Abierta del proceso Barcelona Demà, que han recordado la intención del curso de elaborar propuestas de forma conjunta para integrar la diversidad existente en el interior de la región metropolitana de Barcelona y atraer activos y pasivos hacia el territorio estudiando, a la vez, los cambios que se prevén en la región en los próximos años.

La región metropolitana necesita instrumentos que permitan llevar a cabo políticas coordinadas, pero respetando las singularidades de cada territorio, para dar respuesta a los retos que afrontan sus municipios

Ésta es la principal conclusión de la primera jornada del Ciclo de la Metrópoli Multinivel coorganizada por la Fundación Cataluña Europa y el Plan Estratégico Metropolitano de Barcelona con el apoyo del Club de Roma en el marco del proceso Barcelona Demà

“El debate alrededor de la gobernanza pretende aterrizar el conjunto de objetivos detectados durante los diferentes ciclos del proceso de Barcelona Demà. ¿Cómo podemos alcanzarlos? ¿Cómo debe gobernarse? ¿Qué herramientas o instrumentos necesitamos?, así ha abierto Jordi Martí, vicepresidente de Planificación Estratégica del AMB y presidente de la Comisión Ejecutiva del PEMB, la primera sesión del Ciclo de la Metrópoli Multinivel: “Las desigualdades sociales, los recursos municipales y la financiación metropolitana”, coorganizada por la Fundación Cataluña Europa y el Plan Estratégico Metropolitano de Barcelona, con el apoyo del Club de Roma. El Palau Macaya ha acogido esta mañana diferentes personas expertas y alcaldes y alcaldesas de la región metropolitana de Barcelona para tratar de responder estas preguntas. ¿La principal conclusión? Hay que dotar a la RMB de instrumentos que permitan llevar a cabo políticas coordinadas y globales, pero que respeten las particularidades de los diferentes municipios, para dar respuesta a los retos que deben afrontarse a escala metropolitana.

Fomentar la ciudad de los 15 minutos y el transporte público para tener más salud, y más educación ambiental para luchar contra el cambio climático, los grandes consensos en el #CicleResilient

La coordinación y planificación entre administraciones aparece una vez más como pieza clave para sacar adelante políticas que mejoren la vida de la ciudadanía

El Ciclo de la Metrópoli Resilient organizado desde el Plan Estratégico Metropolitano de Barcelona ha girado en torno a la emergencia climática, la emergencia ambiental y los territorios saludables. La cuarentena de participantes en los debates celebrados en el CCCB, el Vinseum de Vilafranca del Penedès y al acto de clausura han coincidido en la necesidad de potenciar el concepto de a ciudad de los 15 minutos, es decir, una organización urbana que limite el impacto ambiental reduciendo significativamente los desplazamientos, que permita a las personas residentes satisfacer sus necesidades esenciales cerca de casa y, de este modo, a través de la calidad de vida, fomente su bienestar y afección por el área de residencia. También ha generado consenso la necesidad de apostar por el transporte público, en especial la bicicleta, como principal motor de lucha contra la emergencia climática, la contaminación atmosférica y para tener ciudades más saludables. Por otra parte, es necesaria la concienciación ciudadana y la educación ambiental, según apuntan, para hacer que las personas se impliquen en la lucha contra las emergencias.

La necesidad de coordinar políticas en materia de urbanismo, de vivienda, de agua y energía a nivel RMB, principal conclusión del Ciclo de la Metrópoli Cohesionada

Durante las 3 semanas de debate han salido propuestas como la necesidad de crear un observatorio metropolitano del agua y la energía, un operador metropolitano de vivienda para la región, y unificar los criterios municipales para el empadronamiento sin do

¿Cómo conseguir una metrópolis donde la calidad de vida se haga patente en la garantía de los derechos básicos para todos, en la reducción de la segregación urbana y en el reconocimiento de las diferentes realidades y experiencias que convivent en la metrópolis? ¿Cómo conseguir vivienda digna, adecuada y asequible para todas las personas en un espacio de calidad que facilite el reconocimiento de la diversidad como elemento enriquecedor de la vida urbana? Estas y otras cuestiones son las que se han estado debatiendo a lo largo de las tres semanas del Ciclo de la Metrópoli Cohesionada y que han servido para establecer las bases que servirán para definir las correspondientes misiones. La idea que se ha ido repitiendo a lo largo de la jornada inicial en el CCCB, la jornada territorial en Terrassa, en el debate en la plataforma virtual y en el acto de clausura ha sido la necesidad de coordinar políticas urbanísticas para reducir la segregación territorial, políticas de vivienda, de agua y energía a nivel del conjunto de la región metropolitana de Barcelona y abordar conjuntamente problemas comunes a los diferentes municipios que la integran.

La Carta Alimentaria de la Región Metropolitana de Barcelona pondrá en el centro la reducción de desigualdades

El coordinador general del PEMB sitúa la Capitalidad de la Alimentación Sostenible 2021 como oportunidad para alinear actores y proyectos y el diseño como herramienta que puede contribuir en ello de una manera muy valiosa, al FOODTURE Barcelona

“¿Os habéis preguntado nunca que significa alimentar a 5 millones de personas unas tres veces al día? ¿Qué engranajes hay detrás que lo permiten? Y ¿Qué personas?” Con estas preguntas el coordinador general del PEMB, Oriol Estela Barnet, ha querido interpelar al público asistente a la primera edición de FOODTURE, un evento coorganizado por Barcelona Centro de Diseño y Plat Institute sobre las nuevas tendencias en Food Design, Social Food y Food Tech y que gira alrededor de los vínculos entre la gastronomía, el diseño, la innovación y la tecnología y como pueden combinarse para abordar retos actuales. Precisamente, con el objetivo de contribuir en dotar de contenido el Social Food, el PEMB ha presentado la Carta Alimentaria de la Región Metropolitana de Barcelona (CARM), que empezó a caminar el 2017 de la mano desl PEMB después de ver como “un elemento básico y necesario para la vida, la alimentación, no estaba garantizado para todo el mundo en una región metropolitana como la nuestra”. “De aquí nace la idea de la CARM y de dotarnos de una estrategia alimentaria a largo plazo”, ha explicado Estela, sobre todo para situar en el centro la reducción de desigualdades en lo que se refiere al acceso a los alimentos.

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí. Si continúas navegando estás aceptándola.   
Política de cookies +