La necesidad de coordinar políticas en materia de urbanismo, de vivienda, de agua y energía a nivel RMB, principal conclusión del Ciclo de la Metrópoli Cohesionada

Durante las 3 semanas de debate han salido propuestas como la necesidad de crear un observatorio metropolitano del agua y la energía, un operador metropolitano de vivienda para la región, y unificar los criterios municipales para el empadronamiento sin do

  • 21-05-2021
  • Compromiso Metropolitano 2030
  • 1329 Lecturas

¿Cómo conseguir una metrópolis donde la calidad de vida se haga patente en la garantía de los derechos básicos para todos, en la reducción de la segregación urbana y en el reconocimiento de las diferentes realidades y experiencias que convivent en la metrópolis? ¿Cómo conseguir vivienda digna, adecuada y asequible para todas las personas en un espacio de calidad que facilite el reconocimiento de la diversidad como elemento enriquecedor de la vida urbana? Estas y otras cuestiones son las que se han estado debatiendo a lo largo de las tres semanas del Ciclo de la Metrópoli Cohesionada y que han servido para establecer las bases que servirán para definir las correspondientes misiones. La idea que se ha ido repitiendo a lo largo de la jornada inicial en el CCCB, la jornada territorial en Terrassa, en el debate en la plataforma virtual y en el acto de clausura ha sido la necesidad de coordinar políticas urbanísticas para reducir la segregación territorial, políticas de vivienda, de agua y energía a nivel del conjunto de la región metropolitana de Barcelona y abordar conjuntamente problemas comunes a los diferentes municipios que la integran.

Foto de vivienda

Por ejemplo, se han puesto de manifiesto problemáticas como la necesidad de tener datos para hacer un diagnóstico común de la RMB, ya que para medir mejor las vulnerabilidades hay que aprender cómo funcionan las dinámicas metropolitanas, con información de calidad y en la escala adecuada para intervenir en mejores condiciones. Otra problemática detectada han sido las desigualdades en las capacidades municipales: la metrópolis contiene realidades muy diversas, administraciones de dimensiones muy diferentes y presupuestos muy desiguales. Por lo tanto, hay que coordinar recursos y compartirlos a través de mecanismos de redistribución intermunicipal para evitar que ciudadanos pobres hagan municipios pobres y municipios pobres empobrezcan más sus ciudadanos.

En cuanto a las propuestas que habrá que tratar de articular en formato de misiones, se ha concluido que es necesario:

  • Políticas de vivienda supramunicipales y, por ello, es oportuno implementar progresivamente un operador metropolitano de vivienda. Para avanzar en la provisión, hay que colaborar con los operadores privados de vivienda cooperativos y / o con lucro limitado.
  • Normativa que favorezca la creación de parque público de vivienda. Establecer regulación para que tanto los nuevos desarrollos como la renovación de viviendas sirvan para generar de asequible en suelo consolidado.
  • Prioridad en la coordinación de la actuación con el sinhogarismo. Se requiere urgentemente de una diagnosis compartida de la situación de las personas sin hogar en la región metropolitana y de las respuestas (desiguales) que se dan en los diferentes municipios.
  • Unificar los criterios municipales para el empadronamiento sin domicilio fijo, que es la puerta de entrada a los derechos para personas en situación de exclusión residencial.
  • Nuevas fórmulas de gestión del agua y la energía, crear un Observatorio metropolitano del agua y potenciar las comunidades energéticas.
  • Sistema de rentas que se ajuste a las desigualdades y especificidades de las metrópolis. Se propone un sistema multiprestacional que combine diferentes necesidades a cubrir, escalonado según los niveles de renta, y de estructura multinivel con diferentes administraciones implicadas.
  • Políticas urbanísticas y de movilidad metropolitanas para reducir la segregación territorial. La segregación tiene dimensión de región metropolitana y hay mayor concienciación política para que las políticas que inciden en la cohesión social y territorial también sean a la misma escala.
  • Proyectos para una mayor integración territorial metropolitana. Se deben priorizar proyectos supramunicipales compartidos y comunes de escala metropolitana que ilusionen y que favorezcan la conexión entre municipios.
  • Acceso metropolitano en los servicios públicos. Tenemos una cartera de servicios municipales no homogénea, por una notable diversidad de ingresos y capacidades entre municipios. Son necesarias políticas a nivel supramunicipal para romper las barreras de acceso a servicios con la lógica de ciudad y extenderlo a la lógica de región metropolitana.
  • Equipamientos polifuncionales para nuevas centralidades. Los equipamientos polifuncionales generan flujos urbanos y permiten coser barrios. Su ubicación creando nuevas centralidades puede generar cohesión y mixtura de usos ya que son enriquecedores para el espacio donde se producen.
  • Reconocimiento social y económico del trabajo de cuidados. Sistema de cuidados reconocido como trabajo esencial para dar respuesta al cambio de estructuras familiares, el envejecimiento, las migraciones y el aumento de la soledad no deseada.
  • Espacios e infraestructuras sociales generadoras de comunidades. Las nuevas necesidades de cuidado provocadas por el envejecimiento y soledad no querida son aspectos a tener en cuenta a la hora de planificar y fomentar espacios compartidos e infraestructura social que sean capaces de generar vínculos.
  • Equipamientos como herramientas fortalecedoras de tejido comunitario. Hay que garantizar espacios de conexión entre la ciudadanía e identificar los nuevos referentes sociales. Para promover el tejido asociativo, los equipamientos sociales pueden jugar un rol clave como espacios de reivindicación de los derechos de ciudadanía.
  • Modelo de gestión orientado a la transformación social. Hay que definir conjuntamente y cocrear políticas públicas orientadas a la transformación social, basadas en una nueva gobernanza metropolitana.

 

Ahora, a pesar de iniciar el ciclo dedicado a la Metrópoli Inteligente vinculada a temas como la (s) cultura (s) y conocimiento, la innovación social y tecnológica y el humanismo tecnológico, todas aquellas entidades que no lo hayan hecho todavía pueden formular sus propuestas o comentar las existentes para la Metrópoli Cohesionada a través de la plataforma Barcelona Mañana - Participa.

  • Participa o sigue el debate

    0 comentarios:

    Deja tu comentario:

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí. Si continúas navegando estás aceptándola.   
Política de cookies +