Sector público y tejido empresarial tienen el deber compartido de hacer frente a la emergencia climática

Una nueva edición de los desayunos estratégicos del PEMB pone de manifiesto la necesidad de un plan de acción compartido 'realista y viable' entre diferentes actores para transformar la región metropolitana

  • 08-04-2024
  • Resumen de actividades
  • 513 Lecturas

Tanto las empresas como el sector público y político son cada vez más conscientes de los retos que supone la emergencia climática, pero todavía hay resistencias y trabas a la hora de implementar medidas concretas que deberían ser urgentes. Esta es la conclusión del segundo desayuno estratégico en el que la vicepresidenta del Área de Acción Climática y Agenda Estratégica Metropolitana del Área Metropolitana de Barcelona (AMB) y presidenta de la Comisión Ejecutiva del PEMB, Janet Sanz y el presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Josep Santacreu, han conversado sobre la transformación de la metrópolis ante la emergencia climática.

Valentina Raffio, Josep Santacreu y Janet Sanz
Valentina Raffio, Josep Santacreu y Janet Sanz

El cambio que estamos viviendo con la crisis climática 'no tiene ningún tipo de precedente', como ha señalado la periodista especializada en clima encargada de moderar la conversación, Valentina Raffio, y para hacerle frente son necesarios tanto cambios estructurales como individuales. Es decir, la ciudadanía está implicada en la respuesta a la emergencia climática, pero también las instituciones públicas, encargadas de legislar, y las empresas, responsables de la producción. Haciendo las transformaciones necesarias 'podemos mejorar las condiciones de vida y construir las ciudades como un refugio climático', ha subrayado Janet Sanz.

Necesidad de un pacto y de un plan de acción compartido

En cuanto al sector empresarial, el presidente de la Cámara de Comercio, ha explicado que 'cada vez hay más empresas conscientes, pero no tienen en sus planes objetivos concretos'. Esto último es lo más importante, según Santacreu, que considera que en un futuro todo el mundo tendrá que medir su nivel de emisiones —empresas, administraciones, ciudadanía— con el fin de ser conscientes de ello y a partir de ahí 'elaborar un plan sensato, razonable y sostenible para neutralizarlas'. Desgraciadamente, en la actualidad los incentivos para hacerlo, reconoce Santacreu, son escasos: 'se calcula que se destinan 6 billones de dólares en incentivos para producir energía con combustibles fósiles' cuando debería ser al revés.

Desde el sector público, Sanz ha enfatizado que las políticas climáticas varían en función de la prioridad política y del conocimiento existente sobre la materia para poder actuar. No obstante, 'hay que combatir la actitud del «no hay nada que hacer»' ha remarcado. Según Sanz, las reformas que han de llevarse a cabo deben formar parte de un pacto social y “de un plan realista, viable, que ha de tener unos objetivos'.

En este sentido, la presidenta de la comisión ejecutiva del PEMB ha puesto de ejemplo la Zona de Bajas Emisiones (ZBE), con la que 'ya vamos por detrás de las recomendaciones de la ONU y de la Unión Europea' en cuanto a las limitaciones de contaminantes, porque ampliarlas genera 'resistencias'. Sin embargo, Sanz ha explicado que 'las empresas automovilísticas no están en contra de las ZBE' en la mayoría de los casos, si no simplemente piden una planificación y aquí es cuando las administraciones no van en la misma dirección.

Consumir menos energía y renovable

La transición energética es uno de los principales retos, según han coincidido los dos ponentes. Al respecto, el presidente de la Cámara ha mencionado el caso de los cruceros, que no están conectados a la red eléctrica y consumen energía fósil mientras están aparcados en el puerto de la ciudad. La electrificación de los muelles, precisamente, es uno de los proyectos alineados con el Compromiso Metropolitano 2030 con el objetivo de que el Puerto de Barcelona tenga electrificados todos sus puntos de atraque de los cruceros.

Los dos ponentes también han entrado en el debate sobre el crecimiento y el modelo económico, después de que la moderadora afirmase que, como especie, 'hemos sido el problema y ahora tenemos que ser la solución' al cambio climático. No obstante, tanto Santacreu como Sanz han puntualizado que 'no ha sido la especie humana —la causante de la crisis climática — sino los humanos del norte global', ya que los países del G20 producen el 20% de las emisiones de gases de efecto invernadero. Ambos han coincidido en ir hacia un 'nuevo tipo de desarrollo', porque la prosperidad en términos económicos no siempre ha supuesto más bienestar. 'No podemos relegar a que el único descanso pase por coger aviones en el mes de agosto', según Sanz.

Tanto Sanz como Santacreu también han coincidido en que uno de los temas cruciales es tener en cuenta el origen y la procedencia de los alimentos que consumimos. 'Hay que ruralizar la ciudad y urbanizar el campo con equilibrio y respetando los ecosistemas. Solo desde el trabajo conjunto se puede avanzar', ha expresado la presidenta de la Comisión Ejecutiva del PEMB.

Durante la conversación, Sanz ha recordado que la crisis climática es el reto más importante para la salud durante este siglo de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS). 'Todos viviremos dos años menos en nuestra ciudad por culpa de la contaminación atmosférica', afirmaba Santacreu haciendo referencia a la evidencia que demuestran diferentes estudios como la última edición del Índice de Calidad de Vida del Aire (AQLI). Para revertir la contaminación atmosférica, la concejala del consistorio barcelonés apuesta por repensar el modelo de movilidad que genera el urbanismo radial con Barcelona en el centro. 'La potencia económica que sigue teniendo Barcelona debe descentralizarse', según Sanz, y por eso 'necesitamos infraestructuras metropolitanas'.

  • Participa o sigue el debate

    0 comentarios:

    Deja tu comentario:

Política de cookies