Las migraciones del entorno urbano al rural: un fenómeno minoritario, pero creciente

El PEMB encargó el estudio junto con el ARCA y la ACM al Instituto Metrópoli para investigar si se había producido algún cambio en los patrones de movilidad residencial dentro de Cataluña y de la RMB por la pandemia

  • 21-02-2024
  • Resumen de actividades
  • 793 Lecturas

El estudio 'Rural y Urbano: migraciones, entorno residencial y estructuras de oportunidad', desarrollado por el Instituto Metrópoli por encargo del Plan Estratégico Metropolitano de Barcelona (PEMB), la Asociación de Iniciativas Rurales de Cataluña (ARCA) y la Asociación Catalana de Municipios (ACM), revela que durante los últimos años, la población que abandona la ciudad para ir a vivir a áreas rurales se ha incrementado en Cataluña.

Imagen de la mesa redonda en el acto
Imagen de la mesa redonda en el acto

Precisamente, el objetivo de esta explotación específica de algunas de las encuestas que elabora el Instituto Metrópoli es el de analizar el potencial de desplazamientos residenciales entre grandes ciudades y áreas rurales y pequeños municipios, y se enmarca en los trabajos que comparten las tres instituciones que la han encargado, PEMB, ARCA y ACM, en torno a la confluencia entre la Agenda Rural de Cataluña y el Compromiso Metropolitano 2030 para conseguir un desarrollo más equilibrado entre el mundo urbano. y el rural.

Tal y como ha explicado el investigador del Instituto Metrópoli, Sergio Porcel, durante el acto donde se ha presentado el estudio 'Marchar de la gran ciudad: deseo, opción o fuerza mayor?', según las Estadísticas de Variaciones Residenciales, en 2021 se registraron 16.300 migraciones de este tipo, casi 4.000 más que en 2019 y 6.000 más que en 2015.. El pico de este fenómeno llegó con la pandemia en el año 2020, con 17.105 migraciones, aunque en un contexto anómalo, marcado por los confinamientos, donde se produjeron numerosos empadronamientos temporales en segundas residencias.

No obstante, y aunque se trata de un flujo residencial muy minoritario —aproximadamente, el 10% del conjunto de migraciones que se producen en las ciudades grandes—, los registros en el primer año pospandémico se han mantenido elevados. De hecho, se acercan a los de 2007 (18.025 migraciones urbano-rural), en el último año del último boom inmobiliario que se caracterizó por un intenso proceso de suburbanización, particularmente en la región metropolitana de Barcelona, la cual estuvo acompañada de una gran producción de vivienda en áreas periféricas de baja densidad. Ahora, en cambio, no existe esta pulsión de producción inmobiliaria.

Evolución de la mobilidad residencial

El peso que tienen estos cambios residenciales en las áreas rurales es importante. En el año 2021, el 40,1% de las altas padronales que se realizaron en áreas rurales de Cataluña provenían de ciudades grandes, 5 puntos más que en el año 2019. En la misma línea, según los datos analizados, durante los últimos años el saldo migratorio de las áreas rurales y semidenses ha sido claramente positivo, mientras que el de las ciudades grandes ha sido negativo. Eso, teniendo en cuenta sólo los cambios residenciales intermunicipales internos de Cataluña. Además, otra cuestión relevante es que son las áreas rurales más próximas a las ciudades grandes las que reciben más población de origen urbano. Precisamente, este patrón se diluyó ligeramente en el año 2020, cuando se detecta una mayor asociación de los cambios urbano-rural con la presencia de segundas residencias en las áreas de acogida.

 

Un foco en la región metropolitana de Barcelona

En la región metropolitana de Barcelona la tendencia es similar, pero la relevancia de este flujo residencial es aún menor. En este caso, sólo el 2,4 % del conjunto de migraciones urbanas que se produjeron en el año 2021 dentro de la región metropolitana de Barcelona siguieron este patrón urbano-rural. En total, fueron 2.659, mientras que en 2019 se registraron 2.403 y en 2015 1.802. La población que realiza este tipo de cambios residenciales es mayoritariamente autóctona (88,5 %), con una edad media de 36 años, lo que invita a pensar en familias jóvenes. 

Según la Encuesta de cohesión urbana (ECURB), elaborada por el Instituto Metrópoli, casi la mitad de la población que abandona la ciudad para ir a vivir a áreas semidenses y rurales lo hace principalmente para mejorar la vivienda y/o del entorno residencial (47,3 %). Un 35,4 % lo hace para formar un hogar u otros motivos familiares y, de manera menos frecuente, un 8,1 % por motivos laborales y un 7,5 % por motivos económicos o forzados relacionados con la vivienda.

A partir de la ECURB, se estima también que, como mínimo, entre 2023 y 2027, en la región metropolitana de Barcelona, casi unas 70.000 personas migrarán de áreas urbanas a áreas semidenses o rurales (51.000 dentro de la misma región metropolitana y 18.000 a un municipio del resto de Cataluña). Sin embargo, hay mucha más población que, si pudiera, lo haría. En el año 2022, unas 250.000 personas residentes en ciudades grandes de la región metropolitana de Barcelona, si pudieran escoger, vivirían en municipios más pequeños, semidensos o rurales.

Vivir fuera de la ciudad: la situación residencial en las áreas semidensas y rurales

En las áreas semidensas y rurales de la región metropolitana de Barcelona, la gran mayoría de la población es propietaria de su vivienda (80,1 %) y la satisfacción con la vivienda y con el entorno residencial es más elevada si se compara con las ciudades grandes. En cambio, las áreas semidensas y rurales, presentan una cobertura de servicios y de equipamientos claramente inferior, en términos de proximidad, a la de las áreas urbanas. Especialmente en cuanto a los Centros de Atención Primaria (CAP) (sólo un 7,9 % de los residentes en áreas semidenses y rurales disponen de uno a menos de 500 metros), en la red ferroviaria de transporte público (13,4 %), en las bibliotecas (14,6 %) y en los centros de día (15,9 %). No obstante, el único servicio que se valora negativamente y que marca más diferencias con las áreas más urbanas, particularmente con el municipio de Barcelona, es la disponibilidad de transporte público. Por otro lado, el equipamiento público mejor valorado en todas partes son las bibliotecas públicas.

Un emplazamiento que implica desplazamientos más distantes con poca cobertura de transporte público

El déficit de la oferta de transporte público en áreas rurales contrasta con la necesidad de movilidad cotidiana que muestra la población residente en áreas semidensas y rurales, donde se tiende a realizar las actividades de manera más deslocalizada que en las ciudades grandes. Las diferencias más importantes que se han observado han sido en relación con la compra de vestido y calzado (56,2 %) y con las actividades culturales (55,7 %). En la región metropolitana de Barcelona, más de la mitad de la población residente en áreas semidenses y rurales realiza estas actividades fuera de su municipio de residencia.

Pero quizás la más relevante, por su cotidianidad, es el trabajo. Entre la población ocupada de las áreas semidensas y rurales, 2 de cada 3 personas trabajan en otro municipio de la región metropolitana de Barcelona. Sin embargo, cabe señalar que esta proporción también es elevada en las ciudades grandes de las coronas metropolitanas y se asocia al proceso de metropolitanización. Sólo la ciudad central presenta un patrón significativamente diferente, donde la mayoría de la población ocupada (53,3 %) trabaja en el mismo municipio de residencia. En cuanto al teletrabajo, también es más elevado en el municipio de Barcelona (37,6 %), seguido de las áreas semidenses y rurales, pero a una distancia considerable (27,7 %).

En este sentido, la tendencia al alza de las migraciones urbano-rural constituye una oportunidad para revitalizar una parte de las áreas rurales, especialmente las que se encuentran más próximas a los núcleos urbanos (y seguramente también las mejor conectadas por la red ferroviaria o las vías rápidas). Ahora bien, estas migraciones conllevan también una serie de riesgos que hay que señalar.

  • En primer lugar, hay que conocer mejor el impacto que tienen o pueden tener estas llegadas entre la población local, tanto desde el punto de vista de los precios de la vivienda, como en relación con los posibles conflictos de convivencia que puedan aparecer entre la población recién llegada y la local.
  • En segundo lugar, los resultados de este estudio alertan de la posible configuración de estas áreas rurales como municipios dormitorio, contribuyendo a un modelo de movilidad cotidiana poco sostenible.

La descentralización de la actividad económica y cultural, la mejora de la oferta del transporte público y colectivo en áreas rurales y la ampliación del teletrabajo siempre que sea posible son aspectos claves para acompañar este flujo residencial urbano-rural de cara a reducir estos riesgos.

Encuesta de cohesión urbana (ECURB), 2022

La Encuesta de cohesión urbana (ECURB) es una operación estadística que tiene por objetivo obtener información sobre aspectos relacionados con la diferenciación residencial y la desigualdad urbana, así como sobre otros procesos y dinámicas de carácter socioterritorial que estructuran la vida en la metrópoli. Las principales temáticas que se cubren son: la accesibilidad a la vivienda, la valoración del entorno residencial próximo, los cambios residenciales, la movilidad cotidiana, el uso del territorio, la participación comunitaria y las redes de apoyo. Con respecto a la movilidad residencial:

  • Recoge tanto los cambios residenciales intramunicipales como intermunicipales.
  • Contabiliza el número de personas que han realizado algún cambio de vivienda (si una persona ha cambiado más de una vez en el periodo estudiado, sólo se contabiliza una vez).

Grado de urbanización

El grado de urbanización (DEGURBA) permite clasificar el territorio en su continuum urbano-rural. En este estudio, se ha utilizado esta variable para caracterizar el territorio aplicando la metodología de Eurostat 2020 (se aplica la clasificación de 2020 para todos los años analizados).

 

Acto de presentación del estudio: 'Marchar de la gran ciudad: deseo, opción o fuerza mayor?'

Durante la jornada, han surgido reflexiones interesantes como la necesidad de rehacer el proceso de metropolinización y la necesidad de tener soberanía compartida. 'Es necesario que allí donde vivas de la metrópoli, tengas los derechos y servicios garantizados. Que en los pueblos y ciudades haya oportunidades laborales, educativas, de salud, en un entorno no contaminado, y que las cosas se hagan de manera diferente a como se han hecho hasta ahora, que no tengas que marcharse de la ciudad por una dinámica especulativa', ha dicho la presidenta de la Comisión Ejecutiva del PEMB y concejala en el Ayuntamiento de Barcelona,  Janet Sanz.

Precisamente en este sentido, Sebastià Mata, vicepresidente de ARCA, ha lamentado 'el urbanocentrismo' en el análisis de los movimientos migratorios que siempre se han producido dentro de Cataluña pero que ahora se dan en sentido contrario: de las ciudades a los pueblos. 'Tenemos que plantear qué servicios necesitamos como país, no desde el punto de vista urbano rural', ha asegurado, porque 'quizás hace falta una escuela rural en L'Hospitalet para garantizar el relevo en el mundo rural y quizás es necesario que Senan tenga un cowoking como el que ya hay'.

'Esperamos que todo esto se debata próximamente en el Parlament en el Estatuto del mundo rural, que nos tienen que hacer pensar cómo tienen que ser nuestros municipios rurales y los servicios que tienen que tener', ha manifestado Jaume Oliveras Ribagorçana, vicepresidente primero de la ACM y alcalde de Masnou durante la bienvenida al acto.

Finalmente, en la mesa redonda donde han participado Xavi Paz, Vicepresidente de la ACM y alcalde de Molins de Rei, Carme Ferrer, alcaldesa de Senan y presidenta del Foro de municipios pequeños de la ACM y José Téllez, responsable de comunicación y de incidencia política de Techo Cívico, moderada por el investigador del Instituto Metrópoli, Sergio Porcel, han salido ideas como: 

  • Los condicionantes del cambio metrópoli en el área rural: la vivienda, las oportunidades económicas, la movilidad y el acceso a servicios
  • El impacto de la llegada de población urbana a las áreas rurales
  • Las consecuencias de las migraciones urbano-rural en términos de acceso a la vivienda
  • El mundo rural no puede ser el coworking de las ciudades
  • La necesidad de que haya relevo generacional en los municipios rurales pero también recursos

En definitiva, tal y como ha dicho Ferrer, 'el mundo rural no crecerá demográficamente con los activos que tenemos actualmente. La población rural tiene un índice de envejecimiento que no permite reproducción de las personas'. 'Hacen falta más recursos para los municipios para que también puedan ser más autónomos al desarrollar ciertas políticas', ha añadido.

 

  • Participa o sigue el debate

    0 comentarios:

    Deja tu comentario:

Política de cookies