La dificultad para gestionar el tiempo laboral y personal genera problemas sociales y de desigualdades, una de las principales conclusiones de la #LaMetro celebrada en Esplugues

La actividad enmarcada dentro de la Mobile Week Barcelona pone el foco en cómo la tecnología contribuye en el ahorro de tiempo pero también en cómo afecta nuestra salud

  • 18-02-2019
  • Resumen de actividades
  • 117 Lecturas

“WhatsApp y Netflix nos han hecho síncronos. Nos han hecho estar conectados todos a la vez y tenemos que gestionar nuestra angustia porque el tiempo es limitado', ha sentenciado Jordi Ojeda, profesor de la UB en la cuarta edición de #LaMetro dentro del cicló “Trabajar en la ciudad del siglo XXI” dedicada a “¿Cuándo trabajaremos?”. Una actividad enmarcada dentro de la Mobile Week Barcelona que este año se basa en “Nuestra sencilla relación con la tecnologia”.

La Metropolitana, tertulia con espuma. ¿Cuándo trabajaremos?
La Metropolitana, tertulia con espuma. ¿Cuándo trabajaremos?

¿Cómo se relaciona el trabajo con la tecnología y el ahorro del tiempo? Es una de las primeras preguntas que ha lanzado la socióloga Carla Montané, que ha actuado como moderadora de #LaMetro, a la presidenta del Consejo Asesor para la Reforma Horaria, Esther Sánchez. “Mecanizado procesos somos mucho más eficientes. Generamos eficiencia y margen económico pero se destruyen puestos de trabajo. No hablamos de crisis de empleo sino de crisis de la automatización del trabajo”, ha apuntado.

Jordi Ojeda, profesor de la UB y socio fundador y CEO de la empresa Rational Time S.L. han explicado que el tiempo lo podemos dividir en tres momentos: el de base o micro, que sería el tiempo cotidiano de las personas; el medio, el horario laboral; y el tiempo macro, el de la sociedad, es decir, el del transporte público, escuelas, televisión, distribución de los festivos, etc. “Hablamos y trabajamos en una nueva cultura del tiempo, que no es la misma que hace 20 años. Tenemos un tiempo sistémico donde los horarios laborales y los de la sociedad nos afectan mucho. Hay una exigencia brutal de gestión del tiempo. WhatsApp y Netflix nos han cambiado la vida. Nos han hecho síncronos. Nos han hecho estar conectados todos a la vez y tenemos que gestionar nuestra angustia porque el tiempo es limitado”, ha dicho.

La conciliación también ha ocupado un lugar destacado en el debate. “No estamos conciliando. ¿Por qué?”, se ha preguntado Esther Sánchez, “porque la mayoría de las empresas quieren cumplir el mínimo. Es una ruina para la empresa. La conciliación no son 'setas', es una necesidad vital. Está muy focalizada en las mujeres, pero es un error porque, aunque es cierto que asumimos muchas cargas, la norma está pensada en términos de discriminación y no de conciliación. El mínimo legal es un mal punto de partida”, ha asegurado. Jordi Ojeda ha añadido que “conciliar no es sólo ir a buscar a los niños al colegio, sino el equilibrio entre la vida privada y la laboral. Tener cuidado del hogar o hacer un voluntariado también son temas importantes. Las necesidades de conciliación cambian a lo largo de la vida y es necesario, por tanto, un cambio en el modelo de sociedad”.

“Cuando decimos que tenemos que adaptarnos a la realidad, ¿de qué hablamos? ¿De bajarnos los salarios? ¿De desregularizar los tiempos de trabajo? ¿De precarizar?, ha preguntado Toni Mora, de CCOO, durante el coloquio. “Hay que transformar la realidad en la que vivimos y en la que, conceptualmente, la precariedad es habitual. Las supuestas nuevas formas de entender el trabajo son, en realidad, absolutamente clásicas. No son ni modernas ni atractivas. Si cambiar las reglas pasa por conformarse o regularizar estas situaciones estamos equivocados”, ha concluído. Esther Sánchez, en la réplica, ha señalado que “hemos perdido capacidad de influencia porque hay muchas cosas que no las decidimos ni las deciden nuestros gobernantes y, a veces, ni siquiera las deciden las grandes corporaciones del Ibex. Yo soy absolutamente crítica y cuando digo que hay un cambio adaptativo no quiero decir que nos lo tengamos que tragar todo. Se trata de no ser tan ingenuos como para no entender que hemos perdido capacidad de influencia”.

Como ya es habitual, los debates de #LaMetro se amenizan con una cerveza artesanal de la zona donde se realiza la actividad. En este caso, se ha presentado el proyecto de Cerveza Cornèlia, una cooperativa de trabajadores asociados que nació como una afición y ahora hará 5 años de producción.

 

  • Lee la ENTREVISTA que hemos hecho a Esther Sánchez, presidenta del Consejo Asesor para la Reforma Horaria, a raíz de su participación en esta edición de #LaMetro.
  • Participa o sigue el debate

    0 comentarios:

    Deja tu comentario:

Política de cookies