Entrevista a Arnau Monterde

Experto en participación ciudadana y coordinador de Decidim.Barcelona

  • 04-05-2020
  • Actualidad del PEMB
  • 373 Lecturas

Decidim.Barcelona es la plataforma digital de participación ciudadana creada por el Ayuntamiento de Barcelona con el objetivo de construir una ciudad más abierta, transparente y colaborativa. En definitiva, para empoderar a la ciudadanía y hacer más democráticas las ciudades.
Esta plataforma -escrita con software libre para que se pueda replicar y adaptarse dispone de herramientas de comunicación, colaboración digital y toma de decisiones que permiten mejorar la calidad democrática.
Desde el PEMB entrevistamos al impulsor y coordinador de Decidim.Barcelona, Arnau Monterde, doctor en Sociedad de la Información y el Conocimiento por la UOC y experto en participación política y democracia en la sociedad-red.
Desde que se creó en febrero de 2016, Decidim.Barcelona ha puesto en marcha varios procesos participativos. Los más destacados son el Programa de Actuación Municipal (PAM) que marca las líneas de trabajo y principales actuaciones del gobierno municipal durante la legislatura y los presupuestos participativos que permiten decidir a la ciudadanía cómo invertir 75 millones de euros del presupuesto municipal que se han reservado.

Arnau Monterde, director de Innovación Democrática en el Ayuntamiento de Barcelona. Foto: BruAguiló
Arnau Monterde, director de Innovación Democrática en el Ayuntamiento de Barcelona. Foto: BruAguiló

¿Cuáles son los resultados obtenidos hasta ahora? ¿Puedes darnos algunas cifras?

Los resultados del Decidim.Barcelona tras cuatro años son muy significativos. 42 procesos de participación entre ciudad y distritos, 70 órganos y espacios de participación, 15 iniciativas ciudadanas, 40.000 personas registradas en la plataforma, 2.500 encuentros presenciales, 20.000 propuestas, 25.000 comentarios 200.000 apoyos recogidos y un millón de visitas únicas. Además, y por primera vez, Barcelona tiene un archivo de la participación transparente y trazable con la documentación generada de todos estos procesos, encuentros, órganos de participación, lo que implica también un sistema avanzado para la rendición de cuentas. Son buenos resultados pero todavía pueden ser mucho mejores reforzando dinámicas y procesos que el propio reglamento de participación de Barcelona contempla y que deberían poder desplegar con normalidad, como son las iniciativas o las consultas ciudadanas.

 

Teniendo en cuenta que todavía existe una importante brecha digital, ¿qué papel tienen las TIC en el ejercicio de esta democracia?

Es cierto que sigue existiendo todavía una cierta brecha digital, pero también la gente está más conectada que nunca y la brecha no es tanto respecto el acceso o no a las redes, sino al nivel de alfabetización digital. Las competencias digitales a menudo están restringidas a determinadas aplicaciones, generalmente privativas, ampliamente extendidas como podría ser WhatsApp que incluye también a la gente mayor, o Instagram, Tik Tok o YouTube con la gente más joven, dejando a Twitter y Facebook en una franja intermedia. Precisamente estas herramientas tienen graves déficits a nivel democrático; tienen políticas de datos dudosos y a menudo poco garantistas, su software no es abierto y la toma de decisiones respecto a su funcionamiento y desarrollo en ningún caso está abierto a la participación o implicación ciudadana. ¿Cómo es posible que lugares tan comunes para la sociedad no tengan ningún espacio para poder influir? El nivel de delegación es absoluto, lo que es una amenaza para cualquier generación digital. Por ello, y más que nunca para garantizar la democracia a través de las tecnologías digitales, se necesitan instrumentos, plataformas y soluciones que sean eminentemente democráticas.

 

¿Crees que, en general, la ciudadanía está preparada para ejercer la democracia directa que permite la plataforma Decidim.Barcelona? ¿Hay que hacer más pedagogía en este sentido? ¿Cómo?

Decidim permite articular una gran variedad de procesos democráticos, informativos, consultivos, deliberativos, de intercambio, de decisión y, incluso, de voto. Una virtud de Decidim es la capacidad que tiene de adaptarse a las diferentes necesidades de participación democrática según las necesidades existentes, haciéndolo siempre de forma garantista gracias al amenazado reglamento de participación de la ciudad. Decidim.Barcelona no quiere ni busca sustituir la participación presencial, de la que Barcelona cuenta con una larga tradición, sino de ampliarla y amplificarla. De hecho, Decidim permite integrar plenamente la participación presencial y digital. Estos días de confinamiento están siendo una verdadera prueba de estrés, donde casi todo el mundo ha tenido que adaptar este nuevo contexto y la sociabilidad y la participación, obviamente, han tenido que pasar por entornos digitales. Esto nos debe permitir entender el escenario de oportunidad para mejorar y enriquecer los procesos de participación política a través de las redes y hacerlo a través de tecnologías libres como la de Decidim. Ahora bien, esto no quiere decir que con lo que tenemos sea suficiente, hay que acompañar cualquier proceso de participación y garantizar a través de la información, la comunicación y la formación el acceso a la propia participación, siendo ésta un derecho fundamental que debe estar plenamente garantizado.

 

¿Cómo se integran los resultados de estos procesos participativos en la toma de decisiones? ¿Y en la planificación a medio y largo plazo?

Depende de cada uno de los procesos de participación, donde se establecen unas reglas del juego específicas. En la mayor parte de los procesos se generan dinámicas de colaboración y coproducción de políticas públicas donde aquellas contribuciones generadas por la ciudadanía y las organizaciones sociales son incluidas parcial o totalmente en políticas concretas. Por citar algunos casos interesantes en 2016, de las 8.000 propuestas ciudadanas recogidas durante el proceso de participación del Plan de Actuación Municipal, más de un 70% fueron incluidas en el PAM definitivo. Lo mismo ha pasado con la Tabla de Emergencia Climática o con procesos como el del 22@ o el Plan de usos de Ciutat Vella. Además, Decidim permite hacer un seguimiento del nivel de ejecución de las propuestas que vienen de la ciudadanía, lo que hace aún más robusto y legítimo el proceso. También hemos visto recientemente prosperar algunas iniciativas ciudadanas algunas de las cuales ya han iniciado la recogida de firmas a través del propio Decidim.Barcelona.

 

En febrero de 2017, Decidim.Barcelona incorporó seis municipios (l'Hospitalet de Llobregat, Terrassa, Sabadell, Badalona, Gavà y Sant Cugat del Vallès) y se firmó un convenio entre el Ayuntamiento de Barcelona y Localret para extender Decidim.Barcelona al resto de municipios catalanes. Gradualmente, se han ido sumando otros como, por ejemplo, Pamplona o Vilanova y la Geltrú. ¿Cuántos municipios forman parte a fecha de hoy?

Hoy hay más de 150 instancias activas del Decidim en el mundo, con ciudades tan importantes como Helsinki, Zurich, Ciudad de México o instituciones como el gobierno de Italia o de Bélgica, y una veintena de municipios franceses. En Cataluña, la Diputación de Barcelona está dando servicio de la plataforma Decidim además de una cincuentena de municipios, y la Diputación de Girona le sigue en camino. La Generalidad de Cataluña también utiliza Decidim en su portal de participación. La extensión de Decidim es una realidad global y esto ha pasado gracias a los tres pilares principales del proyecto. En primer lugar, Decidim como plataforma digital de participación que apunta a una necesidad real de ciudades y organizaciones y a una necesidad colectiva creciente de profundización democrática. En segundo lugar, Decidim como proyecto de software libre y con un contrato social que permite dar robustez, escalabilidad y accesibilidad a una tecnología de estas características y hacerlo con plenas garantías. Y el tercero y fundamental, la propia gobernanza del proyecto que no se sustenta única y exclusivamente en el Ayuntamiento de Barcelona sino que se ha abierto, y que de manera dinámica explora nuevas formas de gobernanza compartida de un proyecto tecnológico de escala global.

 

¿Podríamos decir que Decidim es una plataforma digital que ayudará a construir una red de ciudades? ¿Llegaremos a un escenario en el que todos los municipios de la región metropolitana de Barcelona o de Cataluña la utilicen?

Decidim ya permite articular redes entre soluciones tecnológicas similares y de hecho así lo estamos haciendo. Gracias al trabajo de Localret y también de las diputaciones y la Generalitat, hemos conseguido generar espacios permanentes de colaboración donde diferentes municipios ponemos en común necesidades y retos de la participación aplicado a Decidim, coordinamos el desarrollo y las propias mejoras de la plataforma. Sin lugar a dudas, es un primer paso hacia una mayor coordinación entre municipios en materia de participación a escala metropolitana. Incluso sería posible generar procesos de federación de las diferentes instancias de Decidim de tal manera que fueran interoperables entre ellas. El escenario federativo está en la hoja de ruta del proceso de desarrollo de la plataforma y debería permitir esta colaboración entre ciudades no sólo a nivel metropolitano sino con un alcance global.

 

¿Quién debe liderar este proceso?

Este proceso lo han de liderar las ciudades, pero no sólo los ayuntamientos, sino la sociedad civil, la ciudadanía, los técnicos, las personas que desarrollan el software, las organizaciones referentes en este terreno. Así lo concebimos desde un inicio el proyecto en el Ayuntamiento de Barcelona y por eso existe una comunidad alrededor del proyecto (Metadecidim). De esta manera podemos explorar nuevos modelos de gobernanza democrática entre instituciones y organizaciones de diferentes niveles.

 

El confinamiento por la COVID-19 ha hecho aparecer múltiples iniciativas como, por ejemplo, el BarcelonaDesdeCasa de Decidim que recoge las propuestas de los vecinos y vecinas. ¿Es en momentos de crisis como el que ahora vivimos cuándo nos damos cuenta aún más de la necesidad de articular este tipo de iniciativas ciudadanas? ¿Cómo se debería hacer?

No hay soluciones únicas. En Barcelona hemos abierto un espacio donde recoger iniciativas a través de Decidim, pero han surgido miles de iniciativas por parte de la sociedad, lo que demuestra la capacidad de producir, imaginar, inventar y cooperar para la solución de problemas de manera conjunta. En cuanto a la vertiente tecnológica, la crisis del coronavirus pone de manifiesto la necesidad de tener entornos digitales y soluciones tecnológicas robustas pero también garantistas a nivel de derechos digitales y democráticos. Ahora es más importante que nunca que desde el sector público y conjuntamente con las comunidades se lideren este tipo de soluciones capaces de dar respuesta a los retos del presente y de este incierto futuro. Lo mismo ocurre con los datos, en un contexto donde parece ser que tengamos que perder toda nuestra privacidad a favor del control de una pandemia, debe ser posible encontrar soluciones tecnológicas que nos aseguren que nuestros derechos no serán vulnerados. La única manera de hacerlo es con tecnologías abiertas, libres, transparentes, auditables y con modelos de gobernanza democrática que nos permitan incidir en la propia tecnología. Sino la alternativa es dejarlo definitivamente todo en manos de los grandes gigantes tecnológicos y perder la poca soberanía que nos queda en materia digital.

 

¿Crees que estas iniciativas continuarán después de esta crisis sanitaria que seguramente nos llevará a una crisis económica y, desgraciadamente, también social? ¿Qué puede aportar Decidim?

Decidim puede aportar más democracia en el conjunto de procesos que se construyen para organizar la ciudad. Debe permitir acercar los procesos de diseño de políticas públicas, a enriquecer procesos deliberativos, acercar ciudadanía y gobiernos, a mejorar y construirnos canales comunicativos, garantizar la participación segura y abierta. Debe permitir generar dinámicas de corresponsabilidad, de rendición de cuentas, así como de catalización de iniciativas ciudadanas o, incluso, de fomento de procesos de autoorganización. Desde la Dirección de Innovación Democrática del Ayuntamiento de Barcelona hemos abierto un servicio en el que proporcionamos instancias de Decidim a aquellas organizaciones sociales que lo soliciten para la profundización digital y democrático de sus organizaciones, y lo mismo queremos hacer en algunas escuelas piloto a partir de septiembre.

 

Y ya para terminar, una última pregunta. Hace un par de meses que Decidim.Barcelona, así como el PEMB, se instaló en el Canódromo Parque de Investigación Creativa que en un futuro podría convertirse en un Ateneo de Innovación Democrática. ¿Nos puedes adelantar cuál será el enfoque y las prioridades de este espacio?

A pesar de ser un proyecto que aún se está gestando, el Ateneo de Innovación Democrática busca ser un espacio de referencia en la ciudad para la investigación, la experimentación y la formación en torno a las tecnologías, la cultura digital y la democracia. Siguiendo la tradición de los ateneos como espacios abiertos y populares, busca convertirse en un lugar público de encuentro de la ciudadanía y de las diferentes comunidades donde compartir y conectar conocimiento y prácticas en torno a estas temáticas. De esta manera, se quiere abrir con una variada oferta formativa sobre alfabetización y capacitación digital y democrática orientada tanto a los más pequeños como a los mayores, a comunidades organizadas y a colectivos específicos de la ciudad. Las temáticas girarían en torno a la iniciación a las herramientas digitales, el fomento del software libre, la defensa de la privacidad o los derechos digitales, una mirada crítica a la inteligencia artificial o los datos, a las infraestructuras de internet y, especialmente, el fomento de tecnologías para la participación democrática. También se busca apoyar proyectos que trabajen para promover las tecnologías libres y la cultura digital y democrática, así como de la investigación en torno a todas estas cuestiones de manera aplicada a la ciudad de Barcelona. Esperamos poder dar noticias sobre el proyecto en breve. Iniciativas como estas se hacen más necesarias que nunca en el contexto actual para poder salir de esta crisis de manera conjunta.

  • Participa o sigue el debate

    0 comentarios:

    Deja tu comentario:

X

Suscríbete a nuestro boletín

¿Quieres recibir las convocatorias del PEMB? Suscribirme ahora
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí. Si continúas navegando estás aceptándola.   
Política de cookies +