El Reto de la movilidad urbana-rural requiere de soluciones específicas en el marco de un modelo de país

El PEMB organiza una mesa durante el 3r Congreso de la Calidad del Aire para debatir medidas que contribuyan a articular mejor el conjunto del territorio

  • 27-10-2023
  • Resumen de actividades
  • 493 Lecturas

Es necesario reconocer y analizar las interrelaciones entre el mundo urbano y el mundo rural y desarrollar medidas que contribuyan a compensar las cargas y beneficios que de ellas se derivan para los diferentes territorios y en diferentes ámbitos como por ejemplo el agua, la energía, la alimentación y, también, la movilidad. Así lo recoge el Compromiso Metropolitano 2030, y es en esta línea que el PEMB ha organizado la mesa redonda: ‘La movilidad urbana-rural en la RMB: ¿Un modelo basado en el coche?', que ha formado parte del programa del 3r Congreso de la Calidad del Aire celebrado los días 26 y 27 de octubre en Sabadell. Un debate moderado por Júlia Azpiroz, miembro del gabinete técnico del PEMB y referente de las misiones de ‘Movilidad sostenible y segura' y ‘Emergencia ambiental y climática', que ha concluido que para hacer frente al reto de la movilidad urbana-rural son necesarias soluciones a medida para cada territorio, pero en el marco de una acción estratégica de país, repensando el modelo con una visión amplia que supere los límites metropolitanos.

Movilidad urbana-rural en la RMB - 3r Congreso de la Calidad del Aire
Movilidad urbana-rural en la RMB - 3r Congreso de la Calidad del Aire

Así lo ha defendido Eloi Guinjoan, técnico de innovación de la Asociación de Iniciativas Rurales de Cataluña (ARCA): “Cuando pensamos en políticas de país, ya sea en movilidad o en cualquier otro ámbito, hay que tener en cuenta la diversidad y las áreas rurales. Entendemos que las políticas se piensen desde la ciudad, pero no únicamente para la ciudad”. En esta dirección, Guinjoan ha destacado dos necesidades urgentes en lo referente a la movilidad en territorio rural: la mejora de la red ferroviaria y un sistema más justo que equipare precios entre coronas metropolitanas y ámbito rural.

Núria Pérez, jefa de Movilidad del Instituto Metrópolis, también ha lamentado la falta de debate e investigación académica en Cataluña en lo que se refiere a planificación urbanística, territorial y de movilidad y, igual que Guinjoan, ha reclamado un modelo de país para pensar “cómo lo queremos construir, organizar y articular”, porqué además, ha dicho, la movilidad tiene efectos directos en el despoblamiento y en las desigualdades, sociales y territoriales.

Según Carles Labraña, responsable de estudios y proyectos de la Asociación de Municipios por la Movilidad y el Transporte Urbano (AMTU), hay dos factores que dificultan establecer un modelo de país para afrontar el reto de la movilidad urbana-rural. Por una parte, las dotaciones presupuestarias que “no están alineadas con las necesidades de movilidad fuera de las coronas metropolitanas”, y, por la otra, las barreras administrativas en un campo con un modelo de gobernanza compartido a diferentes niveles: estatal, regional y local. Con esta situación, “se hace muy difícil consolidar una oferta que sea realmente útil para las personas usuarias”.

La baja densidad provoca que haya menos oferta por la falta de demanda y los métodos tradicionales de movilidad no son rentables, es por este motivo que en la mesa se ha defendido un modelo policéntrico desagregado que combine diferentes modos de transporte y el uso de medidas específicas adaptadas a las necesidades de cada territorio para aumentar la eficiencia en los desplazamientos.

Movilidad urbana-rural - 3r Congreso de la Calidad del Aire

¿Cómo? Jacob Cirera, jefe de la Oficina de Infraestructura Verde y Metabolismo Urbano del Servicio de Redacción del PDU Metropolitano, ha planteado actuaciones en tres redes:

  • Restablecimiento de la red de avenidas metropolitanas, actualmente fragmentada, para impulsar la movilidad activa.
  • Aumento de la capacidad de la red ferroviaria.
  • Acciones en el transporte público en la red viaria segregada para facilitar movimientos transversales que conecten con la red radial y reduzcan el tiempo de los viajes.

Aún así, hay soluciones que no aplican a la realidad del territorio rural y sus necesidades, pero existen medidas que ya se están implementando que pueden ayudar y que necesitan un impulso desde la administración según ha explicado Eloi Guinjoan (ARCA). Algunos ejemplos serían el transporte a la demanda (adaptado a cada realidad), la movilidad compartida privada o en cooperativas, el aprovechamiento del transporte escolar para transporte de viajeros o los servicios de taxi mancomunados, entre otros.

Medidas que se recogen también en el Compromiso Metropolitano 2030, especialmente en dos de sus misiones: La misión ‘Movilidad sostenible y segura', que tiene como objetivo mejorar la conectividad y eficiencia de los desplazamientos cotidianos para así mejorar la calidad del aire y alcanzar una mejor vertebración del territorio metropolitano, y la misión ‘Emergencia ambiental y climática', que pretende abordar la mitigación y adaptación al cambio climático desde la escala metropolitana, entendiendo que el transporte de mercancías y personas es una de las principales fuentes de emisiones de gases con efecto invernadero y otros contaminantes, tal y como ha explicado Júlia Azpiroz para cerrar el debate.

  • Participa o sigue el debate

    0 comentarios:

    Deja tu comentario:

Política de cookies