El PEMB quiere situar los temas metropolitanos también en la campaña de las elecciones generales 2023

La oficina de coordinación de la asociación reclama, entre otras medidas, que los partidos incluyan en sus programas electorales el reconocimiento de las áreas metropolitanas

  • 26-06-2023
  • Actualidad del PEMB
  • 255 Lecturas

El próximo 23 de julio tendrán lugar las elecciones a las Cortes Generales. Al igual que en las pasadas elecciones municipales, el Plan Estratégico Metropolitano de Barcelona (PEMB) ha identificado algunas medidas de actuación que deberían formar parte de los debates electorales de campaña y podrían ser incluidas en los programas electorales de los partidos políticos que se presentan a las elecciones, ya que son cuestiones que afectan a los entes locales pero que corresponde que se trabajen y decidan a nivel estatal.

Imagen de recurso de una persona votando
Imagen de recurso de una persona votando

Actualmente, sólo existe una administración metropolitana en funcionamiento en España: el Área Metropolitana de Barcelona (AMB), creada mediante la ley 31/2010 del Parlamento de Cataluña. En algunas otras grandes ciudades del estado encontramos agencias específicas para coordinar políticas de movilidad o de gestión de residuos. Pero la realidad metropolitana no es lo suficientemente reconocida a nivel estatal, en comparación a lo que sucede en los principales países de la Unión Europea.

La falta de reconocimiento se traduce en falta de instrumentos y de recursos específicos para tratar las problemáticas urbanas, que hoy en día tienen claramente un alcance metropolitano en más de una veintena de ciudades del estado, en particular los retos relacionados con aspectos esenciales como la vivienda, la movilidad o la lucha contra el cambio climático.

En Barcelona, pese a ser la excepción gracias al AMB, también interesa que se produzca este reconocimiento, no ya sólo por tener a disposición más instrumentos para el desarrollo de políticas metropolitanas, sino también para que el reconocimiento se haga extensivo a la Unión Europea, dado que hoy en día el AMB no puede concurrir en la captación de fondos de numerosos programas europeos dirigidos a los entornos urbanos.

Por todo ello, el PEMB hará pedagogía de la necesidad de que, una vez más, la dimensión metropolitana esté presente en la agenda política y mediática. Y para estas elecciones legislativas, el PEMB reclama y hará llegar a los partidos que se presenten para que incluyan en sus programas electorales medidas relacionadas con el reconocimiento metropolitano, la cooperación territorial, la organización territorial, la financiación, las infraestructuras de movilidad así como con la elaboración de una Agenda Urbana-Metropolitana Española:

  1. Reconocimiento del hecho metropolitano en el estado español.
    Adaptar la legislación básica estatal a la realidad urbana metropolitana, sobre todo a la Ley de Bases de Régimen Local y a la Ley Reguladora de Haciendas Locales. Asegurar que los diversos programas y políticas de la Administración General del Estado reconozcan la existencia de las metrópolis y sus figuras institucionales de cooperación y las tengan en cuenta tanto en la configuración normativa, como programática y financiera.
  2.  Mejora y fortalecimiento de los instrumentos de cooperación territorial.
    Revisar la Ley Reguladora de Bases de Régimen Local y de Haciendas Locales con el fin de crear incentivos a la cooperación intermunicipal, especialmente en ámbitos metropolitanos, ya que sólo con permitir la mancomunación y otras figuras instrumentales no es suficiente para su creación y mantenimiento. Estos incentivos, sobre todo, se centrarían en permitir las transferencias directas a las figuras consorciales y mancomunales, para que pudieran hacer políticas desde la perspectiva metropolitana.
  3.  Adaptación de la organización territorial a la realidad supramunicipal/metropolitana.
    Flexibilizar la legislación del régimen local en relación a la posibilidad de redistribución de competencias, funciones y recursos fiscales de las administraciones locales, tanto ayuntamientos, como diputaciones, entidades locales menores, etc., con la finalidad de facilitar que las CCAA puedan establecer plantas de organización territorial adaptadas a las realidades urbanas, especialmente, tanto en el caso de las conurbaciones,  áreas metropolitanas o similares que se creen, como en el de los pequeños municipios. Incentivar la planificación territorial y la ordenación del territorio, con cooperación de las comunidades autónomas, especialmente de aquellos ámbitos territoriales que impliquen más de una comunidad.
  4.  Ampliación de las opciones de financiación tributaria.
    Adaptar la Ley de Haciendas Locales para que prevea la posibilidad de que las administraciones locales supramunicipales, en especial las áreas metropolitanas y similares que se creen, puedan disponer de participación directa en los tributos del Estado y otros fondos de financiación propias, en función de sus competencias y de los servicios que presten a escala supramunicipal.
  5.  Especial atención a las infraestructuras de movilidad.
    Para poder encajar la infraestructura ferroviaria en los sistemas metropolitanos de movilidad, hacer efectivos los traspasos integrales de los sistemas de Cercanías Renfe mejorando sustancialmente la planificación integrada de los diferentes sistemas de movilidad. Mejorar o hacer efectiva la financiación ya prevista por ley a los consorcios de transporte metropolitanos.
  6.  Impulso de una Agenda Metropolitana Española.
    Muchos de los retos que pide afrontar la Agenda Urbana Española requieren de la colaboración intermunicipal, especialmente en el caso de las áreas y regiones metropolitanas. Para que las metrópolis españolas puedan disponer de directrices y de incentivos a la cooperación intermunicipal en la aplicación de la agenda urbana, sería de gran utilidad la elaboración de una Agenda Metropolitana Española, adaptada a los temas y retos que son propios de esta escala, para que establezca un marco de actuación y guía para la cooperación entre sus agentes. Así como, posteriormente, la elaboración de un programa que fomente los procesos de localización de esta agenda metropolitana.

Las medidas indicadas han sido extraídas del Compromiso Metropolitano 2030, el nuevo plan estratégico para la ciudad de los 5 millones, y del libro Metrópolis sin gobierno. La anomalía española en Europa, de la Mariona Tomàs, profesora agregada Serra-Húnter del Departamento de Ciencia Política de la Universidad de Barcelona, como editora y autora, y con la participación, entre otros autores, del Marc Martí-Costa, jefe de Área de Gobernanza y Políticas Públicas del Instituto Metrópoli, ambos colaboradores habituales del PEMB.

  • Participa o sigue el debate

    0 comentarios:

    Deja tu comentario:

Política de cookies