El PEMB contribuirá al desarrollo de la Agenda Rural Catalana con el Compromiso Metropolitano 2030

El coordinador general del PEMB forma parte de la Comisión Motora desde junio de 2021

  • 23-02-2023
  • Noticias relacionadas
  • 181 Lecturas

Hace casi un año que finalizó el periodo de aportaciones inicial de la Agenda Rural de Cataluña en la que participó el Plan Estratégico Metropolitano de Barcelona. Se trata de una hoja de ruta para el desarrollo territorial, socioeconómico y ambiental de las zonas rurales de Cataluña, incorporando los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Y es que el mundo rural reivindica poder definir su futuro y formar parte de las decisiones que se toman en esa dirección.

Agenda Rural de Cataluña
Agenda Rural de Cataluña

Precisamente una de las aspiraciones del Compromiso Metropolitano 2030 es contribuir a una nueva gobernanza del territorio metropolitano, entendiendo que ésta no puede desligarse de la del conjunto del territorio catalán y, en particular, del reconocimiento de las interdependencias entre lo que entendemos como mundo urbano y mundo rural. Por eso, el nuevo plan contempla como una de las principales medidas un Pacto urbano-rural vinculado a la Agenda Rural de Cataluña y la Agenda de los Pueblos y Ciudades de Cataluña 2050. ¿El objetivo? Establecer unas bases justas y equilibradas de beneficios y costes en aspectos tales como la transición energética, la gestión del agua, la soberanía alimentaria o la distribución de la actividad económica y del talento. En línea con otras agendas catalanas y europeas, entre ellas el Plan nacional para la implementación de la Agenda 2030 en Cataluña, la Agenda Rural se encarga de identificar y trazar las líneas del desarrollo rural de los próximos años y por eso es uno de los referentes para el Compromiso Metropolitano 2030 a la hora de coordinar estrategias y medidas.

En junio de 2021 el Plan Estratégico Metropolitano de Barcelona (PEMB) se adhirió la Comisión Motora de la Agenda Rural Catalana, que acompañó a su proceso de participación y redacción y ahora hará el seguimiento de su despliegue.

La Agenda ha sido posible gracias a las aportaciones de más de un millar de personas de todo el territorio y que han consensuado casi 900 acciones que se organizan en torno a siete grandes retos:

  1. Personas, bienestar y reto demográfico: incluye acciones para mantener, atraer y hacer crecer a la población en los municipios rurales y promover el acceso y mejora de los servicios básicos como el Acuerdo Nacional de Salud en los territorios rurales; potenciar la escuela rural y las Zonas Escolares Rurales (ZER), o avanzar en nuevos modelos de atención a la gente mayor, entre otras.
  2. Transición ecológica: garantizar la gestión integral del ciclo del agua; promover la mejora y el mantenimiento del suelo o preservar los espacios naturales y mejorar el estado de la biodiversidad.
  3. Territorio conectado: fomentar el transporte público y mantenimiento de la red viaria por una movilidad sostenible; mejorar el acceso al mundo digital en todo el territorio, así como el mantenimiento de las redes eléctricas.
  4. Sistema agroalimentario: por ejemplo, potenciar la diversidad agroecológica del país y poner en valor la alimentación de proximidad y ecológica, con el desarrollo de producciones y elaboraciones artesanas, circuitos cortos de comercialización y cambios culturales que nos acerquen a la Soberanía Alimentaria.
  5. Gestión forestal: algunas de las acciones propuestas son facilitar el acceso a los terrenos forestales, incrementar la sostenibilidad de la gestión forestal y mejorar sus condiciones laborales. También regular el uso recreativo de los bosques, poner en valor la gestión cinegética y el papel de la caza e impulsar y apoyar a los modelos cooperativos y asociativos en el sector forestal.
  6. Innovación y dinamización social y económica: tales como garantizar servicios económicos esenciales, nuevos filones de empleo, generar oportunidades e innovación en la economía rural; e impulsar planes estratégicos territoriales participados, buscando la escala adecuada, para diversificar y desestacionalizar la economía de las zonas rurales.
  7. Gobernanza: territorializar la participación y los espacios de toma de decisiones en el mundo rural y poner en valor la necesidad de que la administración local tenga un rol destacado a la hora de coordinarse y cooperar con otros agentes y entidades municipales y supramunicipales.

En Cataluña, existen 336 municipios de menos de 500 habitantes, que ocupan el 35% del país pero que representan el 1% de la población. Con datos de 2022, 5 de estos municipios se encuentran en la región metropolitana de Barcelona, junto a otros 16 por debajo de los 1.500.

  • Participa o sigue el debate

    0 comentarios:

    Deja tu comentario:

Política de cookies