El PEMB colaborará estrechamente con el Ayuntamiento de Barcelona para la Capitalidad de la Alimentación Sostenible 2021 llegue a toda la región metropolitana

El coordinador general del PEMB, Oriol Estela Barnet, ofrece la Carta Alimentaria de la Región Metropolitana (CARM) para trabajar la Capitalidad Mundial de Alimentación Sostenible a escala metropolitana

  • 09-10-2019
  • Actualidad del PEMB
  • 1057 Lecturas

Barcelona será la Capital Mundial de la Alimentación Sostenible. Así se ha decidido esta noche en el marco del encuentro de las ciudades firmantes del 'Milan Urban Food Policy Pact' en Montpellier. 'Este es el resultado del trabajo realizado en los últimos años y desde el PEMB no podemos hacer otra cosa que felicitarnos y darle todo nuestro apoyo. Tendremos el reto de extender la Capitalidad de la Alimentación Sostenible 2021 en toda la región metropolitana y todos los actores del sistema alimentario ', aseguró el coordinador general del PEMB, Oriol Estela Barnet, que, junto con la técnica de políticas alimentarias del PEMB, Marta Pons, han estado trabajando en coordinación con el equipo del comisionado de Economía, Social, y Política Alimentaria, liderado por Álvaro Porro, para preparar la candidatura de Barcelona para el 2021 y con quien seguirán trabajando estrechamente en el camino hacia la capitalidad.

Proyección de la presentación de la CARM en Montpelier
Proyección de la presentación de la CARM en Montpelier

Además del soporte, Estela ha querido remarcar que el PEMB pone la Carta Alimentaria de la Región Metropolitana (CARM), con la que la asociación ha estado trabajando los últimos 2 años, a disposición de la Capitalidad Mundial de Alimentación Sostenible a escala metropolitana. Pero, ¿qué es la CARM? Se trata de un instrumento que sido co-creado por un centenar de asociaciones y que deberá servir para acompañar la transición hacia un sistema alimentario más justo, sostenible y saludable en todo el ciclo alimentario y en toda la región metropolitana. Los objetivos generales de la CARM son, por un lado, establecer un marco de trabajo común para facilitar espacios de participación, acción y estrategia para el desarrollo de políticas alimentarias en clave de región metropolitana con la implicación de todos los actores de la llamada quíntuple hélice: las administraciones públicas, la empresa y el sector productivo, el mundo académico y de la investigación, la ciudadanía y sus organizaciones, y los medios de comunicación y, por otro, promover la elaboración de un plan de acción para la capitalidad de la Alimentación Sostenible en Barcelona con visión metropolitana.

'El reto que tenemos por delante es movilizar el compromiso político en el territorio, de las diferentes administraciones y conseguir el máximo número de representantes políticos y también del conjunto de actores del sistema alimentario a nivel metropolitano para las actividades de la capitalidad y por la encuentro internacional de Barcelona', agregó Estela que también ha puesto en valor que en términos de alimentación la mirada regional y metropolitana es imprescindible. 'Tenemos la oportunidad de aprovechar la Capitalidad de la Alimentación Sostenible para combatir la emergencia climàtica porque la emergència también es alimentaria'; ha asegurado por su parte la técnica de políticas alimentarias del PEMB, Marta Pons.

Y es que la alimentación, del mismo modo que tiene vínculos con la salud de las personas, también tiene vínculos con la salud del planeta. 'Cuanta más gente haya con una mejor alimentación, con productos ecológicos, de proximidad y de temporada, también habrá menos desperdicio alimentario y menos emisiones de gases de efecto invernadero. Tenemos la oportunidad de que la capitalidad sirva también para hacer pedagogía y explicar que la forma en que nos alimentamos también tiene efectos en el cambio climático. Una buena alimentación permite combatir la emergencia climática, mejorar la salud de las personas, reducir las desigualdades y tener un impacto real en la cotidianidad de muchos hogares al mismo tiempo', ha concluido Pons.

Barcelona firmó el Pacto de Milán en 2015, un pacto internacional en el que 200 ciudades participantes se comprometen a desarrollar modelos agroalimentarios sostenibles, justos y sanos y que recibe el apoyo de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura). Mérida (México) será la ciudad que acogerá el encuentro de alcaldes del Pacto de Milán en 2020.

  • Participa o sigue el debate

    0 comentarios:

    Deja tu comentario:

X

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir las convocatorias del PEMB? Suscribirme ahora
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí. Si continúas navegando estás aceptándola.   
Política de cookies +