El PEMB cierra el curso 'Alimentar la Metrópoli' y se reafirma en su voluntad de seguir trabajando sobre las políticas alimentarias, cuestión clave para la estrategia de la Barcelona metropolitana

La alimentación como sector clave en términos territoriales, sociales y económicos, la complejidad de avanzar hacia un cambio de modelo y la necesidad de impulsar una estrategia coordinada entre diferentes actores, conclusiones del curso 'Alimentar la met

  • 29-11-2017
  • Resumen de actividades
  • 512 Lecturas

El curso coorganizado con el Ayuntamiento de Barcelona y el CUIMPB sobre 'Alimentar la metrópoli: estrategias y políticas alimentarias' ha puesto punto y final a 3 días de debate y de análisis de experiencias vinculadas a las políticas alimentarias con la mirada puesta en el impulso de una carta alimentaria metropolitana y en avanzar hacia un modelo de desarrollo más sostenible. ¿Cómo se relacionan el campo y la ciudad en el siglo XXI? Como se pueden conseguir unos circuitos cortos de comercialización? ¿Es posible hoy en día que grandes ciudades como Barcelona se abastezcan con productos ecológicos y de proximidad? ¿Qué papel tienen los entes locales? Estas han sido algunas de las cuestiones que se han intentado resolver durante los dos días del curso y el día de visitas de experiencias sobre el terreno y que han servido para poner de manifiesto la complejidad de impulsar un cambio de modelo, que lleva aparejada la necesidad de articular una estrategia coordinada entre diferentes actores y administraciones y la constatación de que la alimentación es un sector clave en el entorno metropolitano como también lo son el aire, la energía, la vivienda, y el agua, pilares básicos del modelo estratégico que el PEMB quiere impulsar de cara a 2030.

Mesa redonda del curso Alimentar la Metropoli
Mesa redonda del curso Alimentar la Metropoli

'¿Por qué se plantea de manera natural que Barcelona puede ser la capital de las smart cities pero, en cambio, cuesta más pensar en las políticas alimentarias como núcleo central de un gran proyecto para Barcelona?', se ha preguntado el coordinador general del PEMB y codirector del curso, Oriol Estela Barnet, quien se ha encargado de hacer una síntesis de los temas abordados durante el curso: la necesidad de dotar de visión estratégica y de coordinación de todas las experiencias que ya se están llevando a cabo vinculadas con las políticas alimentarias; la conveniencia de dar visibilidad a las políticas alimentarias haciendo, por ejemplo, que haya concejalías de la alimentación y se doten estructuras propias, la importancia de gestionar 'el mientras tanto' y la transición hacia un nuevo modelo alimentario más sostenible; cómo hacer que las grandes empresas transformadoras y distribuidoras se añadan; como los comedores escolares son clave para promover una alimentación sana y adecuada basada en la dieta mediterránea y para implicar la administración mediante la compra pública responsable y, en definitiva, como el requisito para avanzar en el cambio sería poner las personas y la naturaleza en el centro de todas las políticas.

Por su parte, Andrea Calori, impulsor de las políticas alimentarias a una de las ciudades referentes, Milán, aseguró que en todo momento hay que tener en cuenta las limitaciones de cada ciudad y de sus competencias y tener claro que es un proceso largo que no quiere prisa. 'Los grandes cambios requieren tiempo pero la clave es implicar a muchos actores a niveles diferentes', advirtió Calori, que se ha mostrado convencido de que 'es fácil escribir un buen documento con principios, ideas y acciones a llevar a cabo pero lo más difícil es encontrar el consenso, que esté vinculado a la realidad y que se hagan todos los pasos para que se pueda llevar a cabo”. 'El PEMB es un organismo que en Milán no tenemos pero es importante, y me parece interesante de la propuesta que hacéis desde Barcelona, reforzar la idea de que la alimentación es central en la estrategia de futuro de cualquier ciudad', ha asegurado.

Durante el segundo día de curso, se ha abordado el impacto de las políticas alimentarias sobre las personas y la alimentación como derecho ciudadano donde ha quedado claro que el modelo colaborativo para garantizar el derecho a la alimentación adecuada en Barcelona busca que todos puedan alimentarse según sus necesidades vitales y preferencias culturales, respetando y fomentando la autonomía personal. La alimentación saludable y de calidad como derecho ciudadano, las dificultades para cambiar de modelo alimentario, como seguir la dieta mediterránea, o el error al vincular la complejidad de la pobreza sólo con la política alimentaria han sido algunos de los debates de la primera mesa redonda que ha contado con expertas y expertas de diferentes temáticas.

Con respecto al último bloque relacionado con la gobernanza alimentaria y sobre el papel de los gobiernos locales en la definición de políticas alimentarias, se han podido escuchar los casos de Zaragoza y Valencia que coinciden en el proceso de redescubrimiento de la huerta que rodea la ciudad y el inicio de proyectos de gobernanza del espacio con los actores, fomento del emprendimiento agrícola e impulso de la comercialización. Héctor Santcovsky (AMB) ha planteado si es necesario un plan director alimentario metropolitano y ha explicado como desde la administración metropolitana se trabaja para apoyar a los ayuntamientos para impulsar una política alimentaria que ponga énfasis en la producción, la distribución con movilidad sostenible y el consumo. En cuanto a Barcelona, el Comisionado de Economía Social, Desarrollo Local y Consumo, Álvaro Porro, explicó que desde el ayuntamiento se apuesta a corto plazo para impulsar los comedores escolares ecológicos y mercados de campo y a medio plazo, tal como se está trabajando bajo la coordinación del PEMB, se plantean un gran hub logístico de circuito corto de comercialización con la participación de todas las administraciones.

Por todo ello, Estela se ha comprometido a continuar ofreciendo el PEMB como plataforma de debate para poner de acuerdo las administraciones y los diferentes actores del sistema alimentario metropolitano y para construir un marco de trabajo común como sería la carta alimentaria metropolitana que sea el reflejo de la vía mediterránea donde clave sea la relación entre las ciudades y los alimentos. 'Es posible, si se apuesta por esta estrategia de política alimentaria, hacer de la Barcelona metropolitana la ciudad referente a nivel internacional a la hora de garantizar el derecho a unos alimentos buenos, sanos y justos', concluyó.

En el marco del curso, que el primer día abordó los espacios de de alimentación y la comida como actividad económica y de empleo, también se han realizado visitas al Consorcio Els Gallecs, un proyecto de desarrollo local y empleo que hace una apuesta por la reordenación de lotes, el paso de la agricultura convencional a la ecológica, la introducción de unas 20 Ha de huerta (por proveer comedores escolares de Mollet y su entorno) o el obrador; en la Zona agrícola de Montcada-Pla de Reixac, que se pretende activar para que sea un espacio agroforestal de escala metropolitana equipado y sostenible y dotarlo de recursos; en Can Vila de Mollet del Vallés, una escuela de educación especial con comedor ecológico, y en el Campus de la Alimentación de la UB en Torribera (Santa Coloma), que apuesta por el vínculo entre nutrición y gastronomía como ámbito de investigación y docencia de futuro.

  • Participa o sigue el debate

    0 comentarios:

    Deja tu comentario:

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí. Si continúas navegando estás aceptándola.  
Política de cookies +