El modelo energético en el centro de la planificación urbana: una necesidad que se ha debatido durante el 15º desayuno estratégico del PEMB

Elisa Linares, de Som Energia, y Cristina Castells, directora de la Agencia Local de Energía de Barcelona han explicado las iniciativas que llevan a cabo desde la sociedad civil y desde la administración

  • 19-01-2018
  • Resumen de actividades
  • 424 Lecturas

Para que se pueda producir un cambio de modelo energético hay que tener en cuenta 3 aspectos fundamentales: es necesario que la energía esté en el centro de la toma de decisiones a todos los niveles -desde grandes estrategias a proyectos puntuales-, hace falta un nuevo modelo de gobernanza que incorpore el papel que pueden jugar las organizaciones ciudadanas y, finalmente, hay que incidir no sólo en la oferta, sino en la demanda y en el consumo energético. Estas son algunas de las cuestiones que se han tratado durante el 15º desayuno estratégico del PEMB sobre 'Gestionar la energía a la metrópoli: eficiencia, ahorro y acceso garantizado', que ha contado con Elisa Linares, de Som Energia en Barcelona y Cristina Castells, directora de la Agencia Local de Energía, en un debate moderado por el coordinador general del PEMB, Oriol Estela Barnet.

Cristina Castells, Oriol Estela i Elisa Linares durant el 15è esmorzar estratègic del PEMB sobre energia
Cristina Castells, Oriol Estela i Elisa Linares durant el 15è esmorzar estratègic del PEMB sobre energia

'El cambio de modelo energético va mucho más allá del cambio en las fuentes de abastecimiento', ha asegurado el coordinador general del PEMB, Oriol Estela Barnet, para introducir las conclusiones de este desayuno que ha sido el 3º de una serie dedicada a debatir sobre los elementos esenciales para la vida que son fundamentales para construir la estrategia urbana y territorial y poder garantizar el derecho a la ciudad: el aire, la vivienda, la energía, el agua, y los alimentos.

Durante su turno, Elisa Linares ha explicado qué es Som Energia y sus objetivos: una organización sin ánimo de lucro que trabaja para impulsar un modelo energético 100% renovable, con un coste equivalente a otras comercializadoras, de producción local, sostenible a largo plazo, sin cortes de suministro y que da soluciones a las familias vulnerables. 'Tenemos un presupuesto dedicado a pobreza energética. A los y las socias se les pregunta si quieren dedicar 1ct de € por kw/hora a proyectos solidarios. En 2017 se alcanzaron 280.000€ para dedicar a pobreza energética, formación en eficiencia energética e instalaciones en hogares', ha explicado Linares que ha centrado su intervención en las medidas que llevan a cabo para hacer frente a la pobreza energética.

En este sentido, también ha destacado que están promoviendo convenios con ayuntamientos para regular suministros de hogares en riesgo de sufrir pobreza energética. Son los servicios sociales quienes detectan las personas en riesgo, pero es Som Energia quien les tramita el alta; el ayuntamiento asume el pago de la factura y la entidad garantiza que no se efectuará ningún corte de suministro. Además, también dan cursos de formación a los técnicos municipales o entidades sociales para detectar casos de riesgo a padecer pobreza energética. Finalmente, Linares ha querido concluir su intervención invitando a la reflexión sobre qué se considera un mínimo de 'consumo vital', lo esencial para el desarrollo humano: no sólo para calentar la comida o la casa, sino para vivir en sociedad.

Por su parte, Cristina Castells ha focalizado su intervención en la línea política que lleva a cabo Barcelona para promover un cambio de modelo energético. 'Somos partidarios de abastecer energéticamente con fuentes renovables y cercanas', y, por ello, 'el gobierno plantea una política energética urbana basada en dos hechos diferenciales: la energía como elemento transversal que se toma en consideración en todo el planeamiento de la ciudad y donde por primera vez se colocan las necesidades de las personas como motor en el centro'. Así, desde el gobierno municipal se trabaja con 5 ejes: diagnóstico y planificación, básico para conocer y actuar mediante las aportaciones del observatorio de la energía, eficiencia y ahorro con un papel muy importante de la rehabilitación de los edificios y de la reducción del vehículo privado, generación de energía, abastecimiento y garantía del suministro y, finalmente, capacitación, cultura energética y participación.

En cuanto al abastecimiento, ha recalcado, se ha impulsado la creación de una comercializadora energética pública que fomenta la autonomía energética de la ciudad, permite reducir las pérdidas energéticas que supone consumir energía producida lejos de los puntos de consumo, permite visualizar el vínculo entre generación energética y consumo de energía, estimula la generación local de energía renovable, al tiempo que permite ofrecer transparencia de precios, un asesoramiento y acompañamiento personalizado hacia un consumo racional de la energía (apoderamiento energético).

La importancia de adoptar una visión a nivel metropolitano en cuanto a la comercializadora y otras iniciativas, el gran potencial del suelo industrial para la transición de modelo energético o la importancia de la concienciación de todos hacia el ahorro energético han sido algunos de los retos de futuro que también se ha abordado durante el debate posterior con el público asistente.

  • Participa o sigue el debate

    0 comentarios:

    Deja tu comentario:

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí. Si continúas navegando estás aceptándola.  
Política de cookies +