El distrito de innovación de Montreal tema de la tertulia con Damien Silès organizada por el PEMB y Kreanta

El director general del distrito de innovación explica los 4 pilares clave: el industrial, el urbano, el social y cultural y el educativo y de investigación

  • 23-10-2017
  • Resumen de actividades
  • 458 Lecturas

El director general del distrito de innovación de Montreal, Damien Silès, ha sido el invitado de una nueva edición de los almuerzos coloquio, que en esta ocasión se ha coorganizado por el Plan Estratégico Metropolitano y la Fundación Kreanta para hablar sobre “Ecosistemas urbanos de innovación: el caso del Distrito de Innovación de Montreal”. Cómo se genera un ecosistema urbano innovador, cómo se relaciona con la actividad económica tradicional, cómo se combate el efecto gentrificador de este tipo de proyectos y, sobre todo, qué particularidades tiene el caso de Montreal son las cuestiones que han centrado el debate.

Damien Silès durante el almuerzo coloquio sobre Ecosistemas urbanos de innovación
Damien Silès durante el almuerzo coloquio sobre Ecosistemas urbanos de innovación

Durante su exposición, Silès ha explicado que el proyecto nació hace 3 años como una idea similar al 22@ y ha acabado siendo un barrio especial en el centro de la ciudad. “No queríamos que fuera un campus universitario, pero sí teníamos claro que queríamos que fuera una zona de vida, un laboratorio de experimentación urbana a nivel mundial que fuera terreno de juego a muchos niveles: para la ciudadanía, las empresas y, sobre todo, los estudiantes”, ha explicado el director del distrito de innovación de la ciudad canadiense.

En este sentido, SIlès ha explicado que empezaron a colaborar para la creación de este distrito desde las universidades y el sector privado porqué los tempos del sector público no van a la velocidad necesaria para impulsar un proyecto de estas características. “Es complicado cuando hay elecciones y cambios políticos cada 4 años”, ha asegurado Silès, que también ha señalado que las tres administraciones públicas que participan en el partenariado (municipio, Estado y Gobierno Federal) aportan el 40% del presupuesto, en parte enfocado a financiar de proyectos específicos, mientras que el resto del financiamiento es privado. Con un presupuesto total de 2 millones de euros, están consiguiendo levantar fondos por un valor netamente superior. Es necesario destacar los 4 pilares clave del distrito y sobre los que pivotan todas las iniciativas y proyectos: el industrial, el urbano, el social y cultural y el vinculado a la educación y la investigación.

Siguiendo este esquema se han impulsado más de 40 proyectos en 3 años, se han invertido 6 mil millones de dólares, se han trasladado al distrito 4 universidades y centenares de start-ups, se ha configurado un Smart living lab a cielo abierto y, además, han tenido incluso que rechazar a determinadas empresas porqué ya no podían absorber más sin poner en riesgo el equilibrio y, con él, la esencia del distrito. Además, ha habido la intención expresa, en particular de las universidades impulsoras, de no buscar de momento ninguna especialización sectorial ni clusterización en este territorio para poder observar cuáles son las actividades que surgían espontáneamente, en especial por iniciativa de la comunidad estudiantil. De todos modos, después de los primeros pasos del distrito y observando las tendencias internacionales, existe un debate abierto sobre la conveniencia o no de mantener este posicionamiento. “La clave para quedarse en una ciudad es una buena calidad de vida y desde el distrito innovador tenemos muy claro que eso implica mantener unos mínimos requisitos”, ha concluido Silès, que también ha puesto énfasis en el valor de la innovación social.

Montreal ha sido una de las ciudades que ha presentado candidatura a Amazon para la ubicación de su segunda sede central. Silès ha vivido la experiencia como una oportunidad para calibrar la capacidad de respuesta de la ciudad delante de retos de gran envergadura como éste y promover un trabajo transversal y colaborativo entre departamentos municipales y organizaciones diversas de la ciudad. El director del distrito se ha mostrado optimista con las posibilidades de Montreal de alzarse ganadora, aunque ha reconocido que conseguirlo supondría una transformación sustancial de todo lo que se ha planificado para la ciudad de cara a los próximos 10 años.

Por su parte, Félix Manito, presidente de Kreanta, ha explicado en la introducción el proyecto “Ciudades creativas” que impulsa esta fundación con la voluntad de generar espacios de reflexión y encuentros para vincular la cultura con la economía, el urbanismo, las ciudades y, en definitiva, la innovación y la creatividad. Es con este objetivo que se han celebrado diferentes encuentros internacionales como el de este 2017 en Irún, una ciudad que ha liberado 50 hectáreas destinadas a uso ferroviario para generar una nueva centralidad en la ciudad. “Se tiene claro que debe basarse en una mixtura de usos, pero necesitan un referente internacional que les pueda ayudar a orientar el proceso”, ha explicado el director de la fundación Kreanta, por lo que decidieron invitar a Damien Silès a las jornadas de la semana pasada en la ciudad vasca para compartir la experiencia de Montreal.

  • Participa o sigue el debate

    0 comentarios:

    Deja tu comentario:

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí. Si continúas navegando estás aceptándola.  
Política de cookies +