El tratamiento cualitativo de datos y la necesidad de incorporar la visión metropolitana, conclusiones del segundo debate sobre gentrificación

La sala de actos de la Biblioteca Francesca Bonnemaison reúne una treintena de personas para el debate sobre la complejidad de medir la gentrificación

  • 31-05-2019
  • Resumen de actividades
  • 230 Lecturas

La gentrificación es un tema que está en el centro del discurso político de las ciudades pero... ¿se puede medir? ¿Cómo? ¿Qué datos se deben tener en cuenta? ¿Hay más gentrificación ahora que antes? La voluntad de responder a estas cuestiones ha sido el objetivo del segundo debate del ciclo sobre gentrificación organizado por el PEMB y que ha reunido Joan R.Riera, autor del libro 'El Índice de gentrificación en Barcelona' con expertas como Anna Vergés, directora de el Observatorio Metropolitano de la Vivienda, Màrius Boada, director de la Oficina Municipal de datos de Barcelona del Ayuntamiento de Barcelona, Victoria Olivos, periodista de datos en Cataluña Plural y Carlos Crespo, socio trabajador de la cooperativa vinculada a la Economía Social y Solidaria, Nusos en la sala de actos de la Biblioteca Francesca Bonnemaison. Tras el debate con el público dos grandes conclusiones: el indispensable tratamiento cualitativo de los datos, a menudo complicado, y la necesidad de incorporar la visión metropolitana al fenómeno.

Segunda sesión del ciclo de gentrificación en la Biblioteca Francesca Bonnemaison
Segunda sesión del ciclo de gentrificación en la Biblioteca Francesca Bonnemaison

Joan R. Riera ha desgranado su estudio de la gentrificación a partir de dos definiciones, la de ciudad entendida como 'movimiento' y la de gentrificación según estableció Neil Smith: el proceso de expulsión de las clases populares en un territorio atribuible a la inversión de capital, sea público o privado. 'La gentrificación es un fenómeno que nace a partir de decisiones humanas, no es un tsunami que aparece de la nada', ha dejado claro el autor, que tras su estudio ha establecido qué es el Índice de riesgo de gentrificación ( IRG), que nace de la relación entre el incremento de precios de compra y alquiler en relación al incremento de la renta familiar y el porcentaje óptimo de la renta dedicado a la vivienda.

Después de estudiar este concepto, el autor del libro llega a la gran conclusión de que sí que existe gentrificación en Barcelona, pero sobre todo en aquellos barrios que ven como incrementan los precios de la vivienda a la vez que aumenta la renta media. Según el autor, barrios como Sant Antoni pueden paliar los efectos por la estructura de pequeños propietarios (68%). 'Si el estudio en lugar de tener en cuenta la Barcelona de los 10 distritos, hubiéramos tenido en cuenta la Barcelona real, la metropolitana, pongo el interrogante en si las conclusiones hubieran sido las mismas', dijo Riera que también ha añadido algunas conclusiones más: las similitudes entre el comportamiento de un barrio que se gentrificado y uno que prospera, aunque la diferencia es quien sufre la gentrificación y quién se beneficia de la prosperidad.

Otra de las conclusiones es que, aunque el Carmel no se ha gentrificado sí que es víctima de la marca Barcelona: los precios de la vivienda suben pero las rentas no. 'Es un caso de degradación urbana'; aseguró. Finalmente, la última conclusión del libro es que quien tiene la propiedad es claramente determinante de si se es beneficiario de la prosperidad o víctima de ser gentrificado. 'Barcelona tiene una ventaja respecto Berlín, Londres, Nueva York o Seattle: aquí existe una gran distribución de la propiedad privada. Tenemos clases populares pero con propiedad, como ocurre en Sant Antoni', añadió.

Otra visión ha aportado Anna Vergés, que ha explicado cómo desde el Observatorio de la Vivienda de Barcelona (O-HB) se quiere poner el enfoque en la complejidad de medir el problema de la vivienda en general, más allá del concepto de gentrificación. Desde el O-HB se quiere hacer una recopilación de los principales resultados extraídos de temas asociados que pueden ser causa o efecto en el proceso de la gentrificación como problemas de acceso y permanencia en la vivienda (precios de mercado versus renta familiar disponible), definición de mercados tensionados, estructura de la propiedad según tenencia o segregación y movimientos de población. 'Hemos visto como el aumento de precio de contratos de alquiler en el mercado está incrementando mucho en Ciutat Vella, Gràcia, Eixample, pero también pasa a municipios metropolitanos como Sant Cugat', ha asegurado Vergés que también ha explicado que observando la oferta y la demanda han visto que hay dificultades de la demanda para acceder a los precios de oferta pero que, aún así, sigue habiendo una capacidad alta de los barrios de retener su población. 'De momento parece que es mayoritariamente una cuestión de cambios dentro de la misma ciudad', concluyó.

Una de las dificultades que han surgido a raíz del debate, pues, es la propia definición de gentrificación. ¿Qué es y qué no es? Es por ello que desde la Oficina Municipal de Datos de Barcelona, dentro del ámbito del espacio de corresponsabilidad de la gentrificación, un espacio municipal transversal que reúne conocimiento, medidas y actuaciones en torno a este problema urbano, Màrius Boada explicó que se diseñó un programa para poder medir su intensidad y sus efectos. Por ello, explicó, se optó por hacer un análisis de los datos del Padrón Municipal de Habitantes (sin los datos de identificación) como un fuente con un gran potencial analítico y predictivo. 'Así cada año tenemos una foto de los movimientos internos de la ciudad, sabemos la renta media de cada barrio y vemos qué ha cambiado. Hay barrios donde la foto no cambia, pero en otras cambia mucho y esto nos da el mapa de la gentrificación', explicó. 'El principal objetivo de la oficina es que los gestores políticos puedan tomar decisiones fundamentadas con la evidencia. Nuestra tarea es que los números se elaboren con el máximo rigor ', ha añadido.

Por su parte, la periodista de datos Victoria Oliveres ha apuntado que para hablar de gentrificación los datos deben estar estandarizados y actualizados, especialmente porque 'calcular qué es la gentrificación no es fácil, ni tampoco estandarizar qué pasa en Barcelona'. Así, ha centrado su intervención en hablar de la necesidad de incluir otros factores para explicar un fenómeno tan complejo como la gentrificación como el turismo, las rehabilitaciones de viviendas, o de definir si cuando se habla de locales comercialesm se nos estamos refiriendo a comercio de proximidad o grandes superíficies. Asimismo, también ha puesto de manifiesto la dificultad que a veces presentan los datos: antigüedad y poca estandarización, y que no siempre los datos oficiales responden a la realidad.

Finalmente, Carlos Crespo ha hablado del proyecto 'COCREA- Ciencia Abierta y Comunitaria' que busca involucrar activamente a los ciudadanos en la observación y seguimiento de la vulnerabilidad de sus barrios a la gentrificación. En una fase inicial, ha explicado, se han recogido datos en 4 ámbitos: el cambio en la estructura de la población, las transformaciones comerciales, la concentración de determinadas zonas verdes y la existencia de estructuras de acogida y apoyo entre los vecinos y entre comercios locales. Su continuidad prevé la creación de una red con agentes educativos y organizaciones sociales de barrio que, con validación académica y social, están atentos a la dinámica de su entorno, recogiendo, analizando y comunicando los datos y metadatos en un formato de acceso abierto.

El coordinador general del PEMB, Oriol Estela, ha querido poner el enfoque en que el quid de la cuestión sobre quién sufre la gentrificación tiene que ver con cómo se produce la degradación de los barrios y para quien orienta su rehabilitación. 'De dónde proviene el capital, como los fondos de inversión, es importante para entender las consecuencias', dijo, y también ha remarcado que la diferencia entre progreso y gentrificación es que la primera es una dinámica gradual en el tiempo mientras que la gentrificación actualmente se produce de golpe y expulsa el vecindario masivamente. 'Se está produciendo la sustitución de clases populares y medias locales para clases medias y populares que vienen de fuera. El fenómeno se ha hecho muy complejo y avanza muy rápido, en muchas ciudades europeas les está pasando lo mismo'. Por ello, ha dicho, es importante cómo se recogen los datos y estar alerta a las denuncias que se producen en las redes sociales ya que la gentrificación es un fenómeno que a menudo es violento en muchos lugares.

Todas las intervenciones han servido para reflexionar sobre la complejidad del fenómeno urbano, la necesidad de investigaciones con datos que tengan un tratamiento cualitativo y, sobre todo, la necesidad de incorporar la dimensión metropolitana a la gentrificación.

  • Participa o sigue el debate

    0 comentarios:

    Deja tu comentario:

X

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir las convocatorias del PEMB? Suscribirme ahora
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí. Si continúas navegando estás aceptándola.   
Política de cookies +